San Jernimo. Sevilla

68 Viviendas, Locales y Garajes


M m m m m m m
Memoria

Ficha tcnica

El antiguo barrio de viviendas sociales de San Jerónimo muestra una especial característica que lo diferencia de las modernas construcciones que han terminado por colmatar su entorno: su tranquila uniformidad. A pesar de lo modesto de su arquitectura hay una cierta dignidad en su escala y en la repetición de los simples bloques prismáticos blancos sobre zócalos de ladrillo amarillo. Nuestra primera aproximación al sitio tuvo que ver con ello: no añadir una pieza distinta más al heterogéneo repertorio que lo rodea sino recoger la sugerencia del antiguo barrio para diseñar una nueva pieza actualizada, pero que de alguna manera recogiera sus «preexistencias ambientales» y rematara el conjunto.

 

En un segundo estadio, nuestro trabajo tuvo que ver con encontrar las fisuras de la estricta normativa del Plan Parcial (que parece obligar a patios de manzana continuos, únicos y extremadamente alargados), resistiéndonos a ella para encontrar modos de generar espacios comunes interiores no unitarios, que combinaran escalas y recrearan la memoria de los amables pasajes y las secuencias de patios de la ciudad histórica. Había un pequeño margen en la normativa para lograrlo…. La «letra pequeña» de esta normativo nos permitió también proponer eludir la limitación del 50% de longitud de vuelo de fachada que grava todos los edificios de Sevilla.

 

Las escaleras intermedias que van atravesando el patio y las torres exentas de ascensores se han diseñado de tal manera que la planta baja es casi completamente permeable. El efecto para el que recorre el patio longitudinalmente es similar al de algunos pasajes o casas de vecinos de la ciudad histórica, donde unos cuerpos superiores, a modo de puentes, van atravesando en las plantas superiores un espacio de acceso o de disfrute común.


Las personas no pegan

 

La normativa y el gato de Montaigne